No nos pueden golpear así a los chicos del barrio”

Gabriela denunció que su hijo fue golpeado salvajemente por la Gendarmería. Lo detuvieron a las cuatro de la tarde en un plaza del barrio Fuerte Apache, en Tres de Febrero. “Lo torturaron con una picana”.

http://www.24con.com/files/image/9/9144/490991b0a1154_611_340!.jpg?s=b440469e3ccfb26939382e18bb6dd209

Por Redacción APU

Agencia Paco Urondo: ¿Qué fue lo que ocurrió con su hijo Johan?

G: Explico un poco cómo empezó el tema: yo tengo otro hijo que acompañó a una persona y quedó involucrado en una causa y le dieron pedido de detención. Johan y Brian se llevan 14 meses y son muy parecidos. Johan estaba jugando en el barrio cuando los gendarmes lo rodearon y le dijeron que le iban a hacer una pregunta. Cuando lo sacan del grupo lo esposan, lo golpean, lo suben a la camioneta; yo llego porque me vinieron a avisar.

APU: Cuando le dijeron a Johan que le iban a hacer una pregunta: ¿le llegaron a decir algo más?

G: Le preguntaron el nombre, él contestó Johan Pedroso y se lo llevaron.

APU: ¿Usted llegó a hablar con los gendarmes?

G: Mi hijo tiene 17 años, se lo llevaron esposado a la base. Llegué atrás en un remis y les mostré que era Johan, no Brian, les mostré fotos. Cuando pregunto por qué lo detienen me dicen que no saben. Les digo que sí sé por qué, están buscando a mi hijo Brian pero no es él. Muestro una foto donde están los dos juntos. Fue muy complicado hacerles entender.

APU: ¿Su hijo Brian tiene una causa?

G: No, tenía un pedido de detención porque lo habían nombrado en una causa, que yo sé que no tiene nada que ver. Tiene su abogado, se va a defender como se tenga que defender. El día que allanaron mi casa buscando a Brian también le pegaron a Johan por su parecido con el hermano y Gendarmería fue peor porque usó la picana eléctrica, que está prohibida. Lo quemaron todo.

APU: ¿Lo pudo ver un médico, un abogado?

G: Tardamos ocho horas en sacarlo de la base. Como Johan es uno de los que está pintando los murales en Fuerte Apache, vino gente del entorno de Johan a reclamar, a pedir por él. Cuando vamos al médico forense los gendarmes le dijeron: “fijate el informe que hacés porque si no lo llevamos a Campo de Mayo”. El forense tuvo que agachar la cabeza y puso que tenía un solo golpe muy grande pero Johan estaba muy golpeado, le mojaron la espalda y le ponían la picana encima.

APU: ¿Esto cuándo fue?

G: El lunes dos de febrero.

APU: ¿Se pudo comunicar con autoridades municipales, provinciales, gente del ministerio de seguridad?

G: No, lo que hice fue buscar a mi hijo Brian porque el gendarme me dijo “a partir de ahora nos vamos a ver muy seguido, señora”; yo les dije “espero no verlo nunca más” porque mi hijo no es una persona que yo tenga que ir a buscar, ninguno de ellos tiene entradas a la comisaría. El chico estaba jugando acá en el barrio, lo levantaron a las cuatro de la tarde, no a las dos de la mañana.

APU: ¿Usted llevó a su hijo Brian para presentarse a la justicia?

G: Si, porque si no Johan no iba a salir más. Yo llevé a Brian a la justicia y empecé a hacer un trámite pero es muy engorroso para pedir un recurso de amparo y como estoy moviéndome con lo de Brian también no me dan los tiempos. Los dos están con mucho miedo.

APU: ¿Brian está detenido?

G: Sí.

APU: Cuando se produce el momento de la detención, ¿no le pidieron documentos? ¿No constataron su identidad?

G: No le pidieron nada, lo único que le preguntaron es cómo se llamaba, lo cargaron por el nombre, le dijeron ¿es un nombre eso? Johan los miró y les dijo que sí, me llamo así, lo cargaron un poco y se lo llevaron.

APU: ¿Y, al momento de la entrada en la base de gendarmería, tampoco?

G: Tampoco. Cuando se dieron cuenta de que no era Brian, que era Johan, cuando yo llevé sus papeles, le siguieron pegando para que diga dónde estaba Brian. Siempre encontraron una excusa para seguir pegándole y él no sabía dónde estaba el hermano.

APU: Esta tortura que usted describe: ¿duró ocho horas?

G: Tardamos ocho horas en sacarlo, logré sacarlo a las 12 de la noche, pararon un poco de golpearlo cuando apareció gente que está haciendo los murales en el barrio.

APU: ¿Este tipo de prácticas de la gendarmería en el barrio es habitual?

G: Si, es habitual. Acá hay un par de cosas políticas, la JP Evita se está peleando contra la violencia institucional porque es algo de todos los días. Todo el mundo tiene miedo en el barrio, yo también pero creo que alguien tiene que romper el silencio. No nos pueden golpear así a chicos que no estaban haciendo nada.policias

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 3 = tres

Email
Print
WP Socializer Aakash Web